¿Fariseísmo católico? Algunos obispos se empeñan en llenar los templos en tiempos de pandemia.

Hoy he recibido un folleto en la bandeja de mi correo electrónico de SOS Familia dando inicio a una gran campaña nacional incentivando a todos los católicos a volver  a Misa, con todas las precauciones sanitarias, pero con más entusiasmo y fervor que nunca. “
“El temor del contagio acentuó un largo proceso de dejadez de asistir a Misa. Entre tanto, es lo mejor que podemos hacer en la semana. El acto más bonito que se pueda asistir, el mayor beneficio para nuestra familia y una grave obligación para todos.”

Y estás son las reacciones de los jerarcas: El Nuncio Apostólico, Mons. Bernardito Auza: le agradezco que me haya hecho llegar el folleto ¡Vamos a Misa!, iniciativa que sin duda ayudara a redescubrir el infinito valor de la Santa Eucaristía y una mayor participación de las familias en la misma, en especial en estos tiempos de pandemia…

El Cardenal Carlos Osoro Sierra, Arzobispo de Madrid: Muchas gracias por el folleto ¡Vamos a Misa! Que ha tenido la amabilidad de enviarme. No cabe duda que será de gran utilidad para animar a las familias a que vuelvan a Misa. Con gran afecto y mi bendición…

Mons. Celso Morga Iruzubieta, Arzobispo de Mérida-Badajoz: He recibido el folleto ¡Vamos a Misa! – incentivar a las familias para que vuelvan a asistir a Misa. Agradezco de corazón la iniciativa. Solicito 50 ejemplares. Me alegra mucho toda la obra de apostolado. Les animo a seguir adelante confiados en la gracia de Dios. Que Dios conceda todas las bendiciones a esta evangelización. Mi afecto y admiración. ¡Muchas gracias!

Mons. Ángel Javier Pérez Pueyo, Obispo de Barbastro-Monzón: Con sumo agrado he recibido el folleto ¡VAMOS A MISA! Con el fin de llegar a todas las familias para el retorno a la celebración de la Eucaristía tan prioritaria en la vida cristiana. Le felicito por la dedicación y entrega a tan noble causa, pido al Señor que siga manifestando su gracia y bendición a todos los que con tanto empeño trabajan por subsanar los males que genera la actual sociedad, pedirle también que me tengan al corriente de todas sus publicaciones.

Debería de saber el clero que las cuarentenas, los confinamientos domiciliarios son medidas que se han impuesto en la mayoría de los países afectados por la pandemia. Se busca, por encima de todo, el bien común. Deberían pensar un poquito más en las personas que han tenido que cerrar su negocio, su medio de vida. Y en las miles de personas que están arriesgando sus vidas para salvar las de otras, entre las cuales también habrá quienes no creyeron en esas medidas y se las saltaron. 

Pedir que más fieles vayan a misa y pensar que no nos va a pasar nada, en medio de una pandemia que está avanzado muy rápidamente es tentar a Dios. Estos jerarcas deberían recordar la frase de Jesús a la samaritana: a Dios no hay que adorarlo aquí o allá sino «en espíritu y verdad»Los que quieren “misas con público” se están equivocando de sitio. Que vayan al circo, al  teatro, al fútbol o  a los toros. 

La aberración de cierto cristianismo ha llegado a tal límite que se dice que algunos curas celebraron misas solitarias (ellos solos) en el campanario de la iglesia, o en una iglesia vacía… Pues bien, por mucho que digan algunos cánones, eso no es misa, es espectáculo de campanario o rito vacío… Una misa de uno solo, por muy obispo que sea no es misa… Hacen falta por lo menos dos o tres, como los de Emaús, como los de Mt 18… 

No se puede engañar a Dios. A Dios no lo ciegan los sacrificios y las ceremonias.

“Jesús se puso de pie y alzó la voz diciendo: si alguno tiene sed, venga a mí y beba.  El que cree en mí como dice la Escritura, de su interior correrán ríos de agua viva” (Jn 27,28). Jesucristo inaugura un nuevo culto que sólo podrá realizarse mediante la acción del Espíritu Santo (Jn 4, 23: 7,37). Cristo no desautoriza el culto religioso como no lo desautorizaron los profetas. Pero subraya con toda energía la autenticidad con que se ha de participar en una celebración si se quiere agradar a Dios (Mt 15,10: 5,23)

Los dirigentes religiosos están muy preocupados ante la indiferencia y la frialdad religiosa que se manifiesta incluso entre sus propios feligreses. Las grandes iglesias enseñaron a sus fieles lo ficticio y no la realidad de Cristo, debido a esto muchas personas sienten un vacío enorme, pues aprendieron a cumplir con ritos, con normas rutinarias, y a vivir con lo que satisface la carne. Nunca fueron convertidos a una vida nueva. El que es nacido de carne, carne es (JN 3,6).

Si a las multitudes se les enseñase el cristo evangélico no veríamos es estados de crisis colectiva y los Jerarcas no tendrían motivos para preocuparse y alarmarse.

 El sistema eclesial se ha convertido en mercado de inversiones y seguridades sacrales, poderes e influjos, al servicio de un Dios al que habíamos identificado con un tipo de administración cristiana. Por eso, es bueno que ese sistema esté fallando, desde una perspectiva de evangelio: parece normal que gran parte de los antiguos creyentes de este final del Segundo Milenio estén dejando la estructura eclesial y no quieran ser cristianos en la forma antigua.

Prediquemos el genuino Evangelio de Cristo y no atiborremos las almas con tantas obligaciones rituales; y siempre acudamos al Señor con fe.

0Shares

2 comentarios en “¿Fariseísmo católico? Algunos obispos se empeñan en llenar los templos en tiempos de pandemia.

  • el 24 octubre, 2020 a las 11:47 pm
    Permalink

    Lo de decir misa solo como se compagina con lo que dijo Jesus: Cuando dos o tres se reúnan en mi nombre ahí estoy yo en medio de ellos

    Respuesta
  • el 25 octubre, 2020 a las 11:18 pm
    Permalink

    La verdad pienso que es acertado que la gente vaya a misa.

    En mi experiencia, las parroquias con las que he trabajado tienen protocolos de salud más rigurosos que cualquier otra actividad, más rigurosos que el súpermercado, que el gimnasio y que el bar, que el hotel y que muchos otros negocios. Incluso más rigurosos que las visitas que he tenido que hacer a hospitales recientemente.

    Y por supuesto más beneficioso para el cristiano es ir a misa.

    En mi caso particular he trabajado con algunas parroquias bajo el sistema https://vamosamisa.org donde se respeta el aforo establecido de forma rigurosa y se sanitiza cada banca antes y después de cada misa.

    Respuesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *