El obispo de Mondoñedo baja a la arena y se arremanga para salvar una diócesis que agoniza.

El papa Francisco nombra a Luis Ángel de las Heras obispo de León

La media de edad de los curas de Mondoñedo es alta, anda por un poco más de 70 años. Dentro de diez años la diócesis de Mondoñedo-Ferrol tendrá cincuenta sacerdotes con una media de edad de más de ochenta años. ¿Se creen lo de las unidades pastorales? ¿Quién las va a animar?

«En algunas parroquias, sobre todo rurales, dada la dispersión que hay, mucha gente va a la iglesia y se encuentra un poco sola porque van dos o tres y no hay más», señalaba el obispo en un diario gallego, el obispo también considera que las unidades pastorales ayudan a agrupar a las personas y a hacer que las actividades «sean un poco más vivas».

La iglesia no puede limitarse a anunciar la Palabra, suscitar adhesión a la fe y convertirse en una iglesia de rebaños, de masas, o de gente no convertida, sino que debe buscar la transformación de la persona y de la historia por la fuerza del Espíritu.

Las UPA (unidades pastorales) no son la solución, hay que recrearlo todo, para que se anuncie, celebre y practique el evangelio, en formas cercanas (casa a casa, grupo a grupo), en apertura a la nueva humanidad.  Cada parroquia puede y debe presentarse como espacio donde los creyentes pueden encontrarse en amor, para ayudarnos mutuamente, para crecer y ser personas, en gesto de caridad, de asistencia y de liberación mutua. La iglesia es un espacio de fe y de experiencia compartida de la vida, donde nos sentimos (y somos) responsables unos de los otros. Por eso, cada parroquia puede y debe ser un espacio intenso de experiencia liberadora, pero de un modo servicial: Entregarse por los pobres, decidirse por la justicia, abrir un campo de esperanza de reino entre los hombres.  Jesús claramente advirtió que una iglesia surgiría en los últimos días de esta civilización, la cual se jactaría de ser rica, creciente y aumentando en miembros, y autosuficiente. En otras palabras, una iglesia con gran influencia y poder. 

Hace unos años aún había algunas religiosas que podían prestar ese servicio. Hoy ya no. Y a ver que laicos encuentran después de haber echado a los laicos de todos lados o no han sabido atraerlos. ¿Qué jóvenes van a las misas de la diócesis?

Aseguraban  los vecinos de Santa Cruz de Canido  “hay personas que se han ofrecido para abrir Santa Cruz y hacer allí celebraciones de la Palabra, actos en los que no es necesario que intervenga un sacerdote, e incluso talleres de todo tipo, «para mantener la actividad y hacer bien a la comunidad», incidía un vecino; pero todas sus sugerencias y buenas intenciones han caído en saco roto.

Santa Cruz echó el cerrojo y la Diócesis engrosa el listado de bienes cerrados en su patrimonio. Lugares que se acabarán deteriorando con el paso del tiempo en vez de estar a disposición de quien más lo necesita, que sería lo más lógico y coherente con las enseñanzas de la Iglesia… La parroquia contribuyó al crecimiento del barrio, a ayudar a sus vecinos más vulnerables a través de colectas -como la que se sigue haciendo  el toldo de la Tahona por las fiestas de mayo-, e incluso cuenta con un albergue en Esmelle donde se realizaban todo tipo de actividades, también vinculadas al grupo scout de Canido, el Vasco da Ponte.

Acotaciones de un ferrolés: Hace 45 años, Gabriel Vázquez Seijas, uno de  los "curas obreros" de Ferrol, era detenido por la Policía

Hablar de Gabriel Vázquez Seijas en Canido es nombrar prácticamente a un héroe. Un hombre cuyos vecinos le pusieron su nombre a una calle por todo el bien que hizo durante el ejercicio de su sacerdocio en años muy duros. Fue él el primer párroco de Santa Cruz.

El obispo de Mondoñedo-Ferrol no es que nos esté intentando vender un yegua averiadísima. Es que no deja ni yegua después de bajar a la arena y cerrarlo todo. Le va a salvar la campana porque antes de apagar la luz última le van a dar la diócesis de León que tardará algo más en desaparecer. Y, ahora a ver si encuentran un valiente que acepte venir a Mondoñedo.

Bromeaba hace pocos días con un buen amigo cura y le pregunté si quería ser obispo de Mondoñedo, a lo que me respondió sin  pestañear: “antes pido la dispensa y me convierto al islam…”

Parece que han bajado todos a la arena desmovilizando a los católicos y ahora se encuentran con que no tienen de qué echar mano. Pues a ver que hacen.

En el futuro va a haber entre 24 unidades pastorales para agrupar a las 422 parroquias.

 A los cristianos no nos queda ni un solo lugar seguro en la tierra, ni siquiera nuestras iglesias lo son. Es una nueva eraY hay todavía algo más preocupante: en las pocas iglesias que quedan abiertas, se enseña un “cristianismo” sin fuerza ni vida a consecuencia de la solapada invasión del secularismo.

La Iglesia somos todos y todos cabemos… pero no caben los que quieren una Iglesia con puertas, una Iglesia de politiqueos de tres al cuarto, de sacerdotes que igual podrían ser profesores de religión o seudopsicólogos que quieren hacer buenas personas pero que no enseñan a rezar, que no enseñan a conocer a Dios y, está claro, esto último todo en nombre de una libertad mal entendida.

Señores, cuando unos padres mandan a sus hijos a la catequesis, a un colegio religioso, a una asociación de tiempo libre con contenido religioso, pretenden que se les dé a sus hijos la formación necesaria en valores pero que esos valores se edifiquen desde la solidez de la fe.

¿De qué valen los valores si no se pueden sostener cuando tengamos las primeras dificultades? ¿Cuántas personas han caído en el hoyo pese a tener valores? ¿Por qué? simplemente porque esos valores eran aire… no se sustentaban por nada, faltaba la Fe, el creer no solo en uno mismo, sino en algo superior.

 Primero fueron las misas en gallego. Segundo fueron los misales y los breviarios en gallego cuando menos sospechoso rozando la irregularidad lingüística. Tercero, fueron el comenzar a hacer cosas sociales, disfrazándolas con actividades políticas en asociaciones juveniles (manipulación de la sociedad y de los jóvenes con sus ideas pese a ocultar esto dentro de la libertad). Cuarto, comenzaron a casarse o vivir con alguna señora, eso sí ejerciendo de sacerdotes… ¿Si no fuese así de que iban a vivir? Si seguimos por estas vías lo más normal es que terminemos todos en un psiquiátrico, eso sí, después de haber matado la Fe en millones de personas… jóvenes con valores pero que ya no creen en nada, mayores que no creen en esta Iglesia porque estaban acostumbrados a otras y una gran mayoría de jóvenes y mayores que buscan la Iglesia sin política, con espiritualidad y sobre todo con gran empuje.

Dado que la Biblia es la Palabra viva de Dios, es necesario que creemos modelos educativos que integren el conocimiento y la meditación de las Escrituras en la vida de nuestros hijos. En esto admiro a los cristianos evangélicos, por lo bien que enseñan las Escrituras a sus hijos. Para comprender nuestra vida en Cristo, necesitamos estudiar lo que cada libro dice acerca de Él. Nuestra fe aumenta a la par con nuestros conocimientos.

Un padre y una madre pueden dejar poco en  herencia  a sus hijos, pero si les dejan el don de la fe, les transmiten el bien más valioso del que disponemos en este mundo: la luz que ilumina el camino, dando sentido y valor a nuestras vidas.

0Shares

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *