Christina Moreira ARCWP predicando en Francia

https://bridgetmarys.blogspot.com/2020/10/rev-christina-moreira-arcwp-preaches.html?spref=fb&fbclid=IwAR0aVlJvx-ts9s565JmapTwhQOTw2RmXQsyhlzoOf7-irFhfO_dsOBGa4PY

No me cabe ninguna duda de que Christina Moreira tiene un carácter moldeado por el Espíritu Santo, que a su vez influye en sus predicaciones edificándonos a los que le leemos. Un carácter que debería estar presente en todos los sacerdotes para enseñar y capacitar a los hijos de Dios, es lo que requiere y necesita la iglesia para que pueda crecer, ser edificada y llevar a cabo su llamado. Todo lo que no sea eso, es buscar fuera de lo que la Palabra de Dios tiene para su iglesia, y eso no es deseable.

El Reino de Dios avanzará si disponemos de Mujeres sacerdotes buenas como ella, pero buenos de verdad, no sólo rezadores. Buenos de esos que defienden al débil, aman a Jesús Eucaristía, quieren a todos y saben sacrificarse por ellos, y no se contentan con buenas palabras, sino que evangelizan al cien por cien. Cada palabra pronunciada, cada llamada, cada carta escrita, cada esfuerzo por consolar a los caídos es grabada en un “libro de recuerdos.” Y la Biblia dice que cada uno de nosotros por quien la obra ha sido escrita será precioso para el: “Serán para mí especial tesoro,” (Malaquías 3:17).

Existen evidencias claras, precisas y puntuales que nos llevan a afirmar con seguridad que las mujeres tenían antiguamente una gran participación en la propagación del evangelio echando por tierra las enseñanzas erradas que expresan que la mujer no puede hablar en público (1 Corintios 14:34) ni enseñar a los hombres.(1 Timoteo 2:12). La Biblia nos dice en (Filipenses 4:2,3 ) que Pablo nombra a dos mujeres: Evodia y Sintique, que combatieron juntamente con él , en el evangelio.

Combatir significa: Batallar, guerrear, pelear, conseguir algo con mucho esfuerzo y pasando penalidades.

Eso es lo que hacían estas dos mujeres muy apreciadas por Pablo que poniendo en peligro sus vidas propagaban el evangelio como verdaderas guerreras e hijas del Dios de Israel, tengamos en cuenta que en esos tiempos era muy peligroso la predicación evangélica pues los pueblos estaban llenos de idolatras, adivinadores, magos, etc. Eran muy valientes en realizar dicha tarea, y aquí me detengo a analizar lo siguiente si el mismo Pablo manda a callar a las mujeres no permitiéndoles enseñar a los hombres.

 ¿Porque las tiene como colaboradoras y predicando el evangelio ? o es que Pablo se contradice a sí mismo, de ninguna manera, el jamás le negó esa posibilidad a las mujeres pues era un ser lleno de conocimiento, de sabiduría y sabía perfectamente lo que escribía y como trabajar en la obra del Señor y con quienes hacerlo. LAS MUJERES SÍ PODÍAN PREDICAR, ENSEÑAR, MINISTRAR Y NO ERAN PASTORAS PUES ESE TÍTULO NO EXISTÍA EN ESE ENTONCES, ASÍ COMO TAMPOCO ES MENCIONADO EL NOMBRE DE PASTOR ALGUNO.

También tenemos en Hechos: 18.24-26 una clara evidencia de cómo la mujer tenía preeminencia en la enseñanza: Apolos llegó a Efeso a predicar, (la Biblia dice que era elocuente y poderoso en las escrituras) se entiende por ello que era un tipo muy sabio y preparado en el evangelio, además de ser muy buen orador y buen conocedor de la palabra que enseñaba diligentemente y con fervor todo lo relacionado al evangelio, pero hubo algo que llamó la atención de los esposos Priscila y Aquila (nótese que Pablo nombra primero a ella dando a entender que la líder era ella) seguramente algún ha tenido algún error en la prédicación y solícitos fueron a él, llamándolo aparte y muy discretamente lo nutrieron y edificaron más en la palabra. Con esto es más que evidente que la mujer puede ocupar cargos de responsabilidad dentro de la Iglesia teniendo siempre presente que: JESÚS ES LA CABEZA DE LA IGLESIA Y LOS DEMÁS MIEMBROS TIENEN LOS MISMOS DERECHOS Y OBLIGACIONES QUE TODOS. NO SOLO EL HOMBRE PUEDE PASTOREAR UNA GREY, YA QUE EL LLAMADO ES PARA TODOS LOS QUE REALMENTE AMAN AL SEÑOR Y ÉL NO VIOLA NINGUNA PALABRA SOLO PORQUE SEA MAL INTERPRETADA.

Ayúdale Señor a dar siempre buen ejemplo. Haz que los que se acerquen a ella sientan que se acercaron a Ti y que por medio de  ella  toques sus vidas. Dale la humildad de reconocer que no somos nada, ni somos dignos de nada, pero que por medio de Tu misericordia y por medio de Tu amor nos das todo sin merecerlo y  lo único que nos queda es aceptarlo y pasar cada instante de nuestras vidas agradeciéndotelo.

Excelente predicación de Christina Moreira en Francia

De mi parte parte reciba respeto, cierta admiración  y oración

Fuente: https://bridgetmarys.blogspot.com/2020/10/rev-christina-moreira-arcwp-preaches.html?spref=fb&fbclid=IwAR0aVlJvx-ts9s565JmapTwhQOTw2RmXQsyhlzoOf7-irFhfO_dsOBGa4PY

Antenne Inclusive Saint Guillaume, en la iglesia de Robertsau, Estrasburgo, el sábado 10 de octubre.
 Predicando para el culto inclusivo y musical Aretha Franklin- Antenne inclusive Saint Guillaume

Estrasburgo el 10 de octubre de 2020

NO TENGAS MIEDO, TE AMO

Textos bíblicos

Oseas 11,1-4 (BFC)

1 “Cuando Israel era joven, llegué a amarlo, dice el Señor, y lo llamé, hijo mío, para que saliera de Egipto. «

2– Pero entonces, cuanto más los llamábamos, más se alejaban. Mi pueblo ofrece sacrificios a Baal ya los dioses de este género, queman ofrendas en honor a los ídolos.

3 “Sin embargo, fui yo quien guió los primeros pasos de Efraim y lo cargué en mis brazos. Pero no reconoció que lo estaba cuidando. 4Lo guié con moderación, unido a él por el amor. Yo era como una madre para él que levanta a su pequeño niño contra su mejilla.

Me incliné para darle de comer.

Mateo 14,22-32

22 Inmediatamente Jesús hizo que los discípulos subieran a la barca y fueran delante de él a la otra orilla, mientras él despedía a la multitud. 

23 Y después de despedir a la multitud, subió al monte para orar aparte. Por la noche, estaba allí, solo. 

24 La barca ya estaba a varios cientos de yardas de tierra; fue batido por las olas, el viento era contrario. 

25 Hacia el final de la noche se les acercó caminando sobre el mar. 

26 Cuando lo vieron caminar sobre el mar, los discípulos se aterrorizaron: «Es un fantasma», dijeron, y gritaron de miedo. 

27 Pero enseguida Jesús les habló: «¡Confíen, soy yo, no temáis! » 

28 Pedro le habló y le dijo: Señor, si de verdad eres tú, mándame que vaya a ti sobre el agua. «- 

29 «Vamos», dijo. Y Pedro salió de la barca, caminó sobre el agua y se acercó a Jesús. 

30 Pero cuando vio el viento tuvo miedo y, comenzando a hundirse, gritó: “¡Señor, sálvame! » 

31 En seguida Jesús extendió su mano y lo agarró, diciéndole: Hombre de poca fe, ¿por qué dudas? » 

32 Y cuando subieron a la barca, el viento se calmó. 

33 Los que estaban en la barca se postraron ante él y le dijeron: “¡En verdad, tú eres el Hijo de Dios! «

Queridos hermanos y hermanas: Permítanme ante todo saludarlos y agradecerles su hospitalidad y tener la amabilidad de escuchar las pocas palabras que les voy a dirigir. Deseo que Jean-Luc Gadreau, que debería haber ocupado este puesto, recupere completamente su salud pronto.

Para empezar, pido ayuda a tu memoria, a los recuerdos de aquellos días en que todo falla, cuando perdemos pie y falta el suelo. Un ser se ha ido y, como dice el poema, todo se despobla. El vacío de la ausencia de este niño, este amigo, este padre, esta madre parece un abismo que nada puede llenar. Es la hora oscura y nos hundimos. 

¿Sabes por qué nos caemos, con mayor frecuencia, al caminar, por ejemplo, en la calle? porque tenemos la «creencia» de la tierra bajo nuestros pies. Lo damos por sentado y nos olvidamos de mirar. Este es el momento del que las losas mal colocadas, los pasitos tortuosos, el pavimento roto se aprovechan para hacernos descubrir la tierra y el dolor del miembro en mal estado. Puede costarnos la vida.

Mira dónde ponemos un pie, vive consciente de lo que está pasando, ponle nombre a este duelo, a este paro, a esta ausencia, a este exilio o al dolor que golpea y permanece por más o menos tiempo, ponle un nombre a la incertidumbre que se ha instalado en nuestras vidas bajo este nuevo régimen de covid y solo se necesita un paso más para nombrar nuestra respuesta a todo.

¿A qué decidimos responder?

En la barca, adonde Jesús envió a sus discípulos, están a salvo, bastante relativos en medio de la tormenta que la mece; saben que son vulnerables porque conocen demasiado bien el destino de otros que no han regresado. Vengo de la costa oeste de Europa, un verdadero testaferro cuyo nombre emociona; «La costa de la muerte». Con nosotros, la tormenta viene a juntar a sus víctimas en las playas y los muelles, las olas fácilmente alcanzan varios metros de altura. No se juega con el mar, aunque lleve el engañoso nombre de Lago … desde Galilea conoce imprevisibles y terribles tormentas. Cómo creer que alguien puede caminar sobre olas embravecidas a menos que las esté surfeando. Pero Jesús no navega. Caminar es la acción de la vida con él. A los enfermos curados les dice «ve», «levántate y anda». Su propósito es la posición humana y en camino, plenamente vivo y en posesión de su libertad, capaz de realizar lo que es para sí mismo y para los demás, es el humano quien camina hacia el amor y confianza como combustible. Es el ser humano que puede que no sepa a dónde se dirige, pero que cree firmemente en el significado de su vida. Pone su mano en la mano del Señor y pone su voluntad en la Suya.

Hablar de caminar sobre el mar es una tontería. Es el mundo al revés por definición. Para atender nuestra necesidad natural de saber si «es cierto», si este milagro – narrado en 2 evangelios sinópticos (mt y mc) y el evangelio de Juan – realmente sucedió como la historia para nosotros. Aprender, en definitiva, a saber si la fe puede liberarnos de los límites de la física, en el estado actual de la ciencia, quizás podamos visitar nuestro interior personal y colectivo, mares embravecidos.

Ira, celos, glotonería, lujuria, desesperación o vergüenza amenazan algunos días con quitar todos los frutos de largos años de escucha de la palabra de Dios, meditada asiduamente, con amor. ¿Tienen éxito a veces, a menudo? En un instante me convierto en un monstruo… le pego a mi hijo, a mi mujer, a mi perro, o los insulto, los degrado o finjo no verlos. Puedo maldecir incluso a un extraño que me negó prioridad en el camino. ¿Que importa? la paz se fue … se fue. Pero el peor enemigo de la paz es el miedo, la madre de las guerras. Les comparto un tesoro ofrecido por un voluntario de ATD que me acompañó al aeropuerto después de una misión. Estábamos a punto de entrar en la rampa de acceso cuando un vehículo nos pasó por la izquierda y nos dio una soberbia cola de pescado. Me molesta porque tengo mucho miedo de los accidentes de tráfico y nos habíamos acercado al desastre. Respuesta del conductor: «Me gusta Mr. Perfect (un voluntario africano al que todos admiramos, un sabio) y le dijo » tienes prisa hermano mío, Dios te bendiga «. La paz regresó de inmediato, el miedo se fue volando y el amor tomó su lugar.

El miedo es lo que hace hundirse a Pedro, quien en su papel de apóstol nos representa a todos. Al mismo tiempo, se presenta como el que tiene suficiente amor y valor para salir al encuentro de su Maestro, para seguir el ímpetu que queremos para nosotros, y su fracaso es tanto más amargo… Destaca nuestra naturaleza, nuestra vida, que a menudo parece una serie de pruebas y pruebas más o menos exitosas. Aspiramos a “hasta el fin”, a “todo amor inagotable”, el que este mismo Pedro tuvo que afirmar tres veces a su Señor después de sus negaciones.

Este amor debe morar en nosotros para que podamos reconocerlo en Aquel que es todo Amor. Echamos un vistazo a este sol oculto por las nubes, la calma que comienza cuando las rachas de viento comienzan a amainar… sabemos que está ahí. Él lo prometió, el Señor está con nosotros hasta el fin del mundo (Oseas) y desde la infancia de la humanidad, y por siempre su amor y atención nos están asegurados «Y he aquí, estoy contigo todos los días, hasta el fin del mundo. »(Mt 28,20).

Pero, ¿qué es este amor, de qué está hecho? No es una emoción pura o solo un sentimiento. Escuchemos a Oseas, cuál es el amor que viene de Dios: “Sin embargo, fui yo quien guió los primeros pasos de Efraim y lo cargué en mis brazos. Pero no reconoció que lo estaba cuidando. 4 Lo guié con moderación, unido a él por el amor. Yo era como una madre para él que levanta a su pequeño niño contra su mejilla. Me incliné hacia él para hacerle comer ”. Este amor está atento al singular y al plural, está en acción, participa en la vida de los que son niños, niños muy pequeños, busca nutrirlos y los llena de ternura. Dios es mamá, ¡lo mejor! 

Pero esta madre sufre de decepciones, no siempre es amada a cambio «Pero él no reconoció que yo lo estaba cuidando» sin aburrirse ni rendirse. Es una cuestión de amor absoluto, eterno, capaz de todo perdón y de todo nuevo comienzo.

No leemos, en el libro del profeta Isaías ( 49,14-15): “Sion dijo: El Señor me abandona, ¡El Señor me olvida! – 15 ¿Se olvida una mujer del niño que amamanta? ¿No se apiada del fruto de su vientre? Cuando ella lo olvide, yo no te olvidaré. «. Estos versículos nos ayudan a profundizar más en las profundidades del amor divino, que sigue el modelo del amor humano. Es el mundo al revés, Dios se muestra como Madre, como criadora y portadora de vida. Estamos en el vientre de Dios, nunca solos, siempre incorporados a su gracia. Quizás por eso la olvidamos … Nos rodea por todos lados.

Es una cuestión de vínculos, Dios es el primero en conectar, el primero que llama y nunca deja de llamar. Y esta llamada es para el bien «de los llamados, es para su crecimiento, su dignidad, su alimentación, lo esencial en definitiva». 

¿Qué significa «te amo»? Nuestro te amo es ambiguo, no siempre incondicional y menos libre. Esperamos a cambio y hacemos cálculos más o menos honorables. Calibramos el otro y lo comparamos con nuestras necesidades. Son frágiles y no siempre resisten las tormentas, incluso las más pequeñas que suelen tener lugar en medio de un plato de sopa. No siempre aguantan la enfermedad, la desgracia, la vejez, las dificultades económicas. Es obvio que cuando Dios nos dice «te amo», habla otro idioma. El verbo amar puede tener varios significados. El amor de la amistad, el amor de la pasión física, el amor incondicional… Amar es un verbo en modo activo, notablemente en la Biblia “Jesús lo miró y llegó a amarlo” (Marcos 10:21). Jesús mira antes de amar, busca saber quién está frente a él para amarlo, no ama a todos en masa sino a cada uno. Es entonces para ofrecerle su camino en el lago “… ve, todo lo que tienes, véndelo, dáselo a los pobres y tendrás un tesoro en el Cielo, luego ven, sígueme”.

Otra vez… VEN… que resuena como un shofar, con una sirena en nuestras noches, incluso en este momento en que este microbio ha borrado los bordes de nuestros mundos y nuestros hogares, donde nuestros rumbos se desdibujan y donde debemos caminar sin demasiado. Sabemos hacia dónde vamos, un poco perdidos y desconcertados.

Él cambia el mundo, hay una intervención que trae modificaciones … que puede transformar todo si lo escuchamos, la materialización del respeto según Aretha se vuelve posible y fácil, milagros comparables a caminar sobre el agua en el mundo hoy. Por eso, cuando se nos pregunta si Jesús caminó o no sobre el agua, nos sentiríamos tentados a decir: si hubiera podido dejar en esta tierra un mensaje de amor que produzca amor verdadero cuando nos adherimos a él en verdad… ¿qué no podía hacer?

Entonces el Verbo se hace carne porque el amor habita en nosotros, entre nosotros, frente a nosotros, en el prójimo, el prójimo. Borra lo que el ojo de la razón llama «diferencias», esos espejismos instalados por el Divisor … este mal que roe nuestras empresas de fabricación de etiquetas basadas en el miedo a, a lo diferente, al no poder fabricar todos los dignidad, todo el respeto que tiene el deber de producir si quiere ser legítimamente humano.

El Verbo hecho carne en Jesús: “el cambio vendrá” (Aretha). Cuando Jesús se acerca a la barca tenemos una escena en dos tonos contrastantes: Jesús camina solo con paso decidido y extremadamente confiado, y la barca, donde los hombres asustados ya no saben si temer a la tormenta oa este fantasma. Cuando evocamos la venida de Cristo, su nacimiento como niño hace más de 2000 años, pero también su nacimiento en nuestra vida presente, intentado muchas veces en diferentes momentos, en lo más profundo de nuestra existencia, de nuestra vida de carne, A menudo encontramos que nos sorprende con asombro, porque para muchos es un estado casi natural. Hemos sido educados a menudo por medio del miedo (miedo al castigo por desobediencia, miedo a decir quién soy y qué pienso, lo que siento … porque puede que no guste y me rechazarán … miedo de lo que no entiendo y que percibo como un peligro desde el principio … miedo porque alguien está gritando: ¡te vas a caer! y estoy aprendiendo a tener cuidado pero ya no me atrevo a saltar). Miedo al extranjero o al diferente, miedo al juicio de los demás y del mío. Jesús lleva otra enseñanza; «No tengas miedo, soy yo»

Se hace carne en nosotros cuando sabemos cómo responder a esta VENIDA. También tenemos la libertad soberana de no hacerlo, otro regalo de amor de Dios y no menos importante. Todos esos momentos, incluso insignificantes, en los que pensamos en abrir nuestro corazón, nuestros oídos, a los demás y a Dios, nos conectan con Su mano extendida. Incluso cuando Aretha canta «Te digo una pequeña oración» justo antes de maquillarse, en una mañana como cualquier otra en medio de la vida cotidiana. Ella se mantiene en contacto. Con su amante y con Dios. Nuestras vidas, como son, como son en este preciso momento, son el lugar de contacto, de confianza, de la mano extendida. No es imprescindible hundirse y trabajar para evitarlo no es una tarea dolorosa sino alegre. Solo extiéndete, incluso en silencio. El mar se calmará en el corazón de nuestras tinieblas,

Pero aún así, para cruzar la barandilla … recuerda tu libertad y haz uso de ella. Atrévete a dar el paso. Notamos que solo Pierre se arriesga, tiene el mérito de ser un poco loco, apasionado e impulsivo. Actitudes que son todas vías   que podrían guiarnos a   renovar nuestra confianza diaria, a mantener Su mano en la nuestra. 

¿Nos veríamos a nosotros mismos, cuando en última instancia no es demasiado estúpido creer que podemos caminar sobre el agua siguiéndolo, a su lado … si tan solo pudiéramos escuchar, sumergirnos en nuestros corazones, nuestras inteligencias, todo nuestro cuerpo el sonido de su «COME» su decidida ternura y tan poderosa porque eterna. 

Y podríamos decir con Pablo, a quien nos hace decir esta ternura todopoderosa, en la Epístola a los Romanos, 8, 38-39 

»  38 Por lo cual estoy seguro de que ni la muerte ni la vida, ni los ángeles ni los demonios, ni lo presente ni lo por venir, ni los poderes, 39 ni lo alto, ni lo profundo, ni ninguna otra criatura no podrá separarnos del amor de Dios manifestado en Jesucristo nuestro Señor. «

¿Quién tiene miedo después de esto? ¿Quién duda todavía del amor de Dios y de su poder?

Con Aretha Franklin, podemos decir: «Precioso Señor, toma mi mano, guíame, déjame estar de pie, estoy cansada, estoy débil, estoy sola, a través de la noche, guíame hacia la luz, toma mi mano precioso Señor, llévame a casa »

0Shares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *