Xabier Pikaza, primo tercero de Abascal, le aconseja que si quiere ser «cristiano» reconsidere su actitud porque puede llevar a un tipo de Nacional Socialismo como el alemán

«Soy primo “tercero” del Sr. Santiago Abascal (nuestros bisabuelos eran hermanos, y se apellidaban Escuza, del valle de Orozko y de Amurrio) a quien el Papa parece aludir. No soy quién para decirle lo que ha de hacer en línea de política. Pero si yo fuera él y quisiera ser “cristiano” me lo pensaría bien, pues su actitud puede conducir a un tipo de nazismo, como el que el Papa ha presentado a los políticos de España, con ocasión de la visita de Sánchez al Vaticano.» «Gran parte de la prensa ha dicho que Francisco habló contra los peligros del nacionalismo y de las ideologías en general. Muchos han añadido que su discurso iba en contra del presidente Sánchez y de su política anti‒clerical. Pero quien lo lea o escuche verá que el Papa insiste en el riesgo de un nacional socialismo xenófobo como el alemán del 1933 (con Hitler), utilizando para ellos las palabras de un analista italiano, judío y comunista.Posiblemente, el Papa puede evocar algunos movimientos de “izquierda”, pero sólo condena en directo un tipo de nacional‒socialismo de derecha comparándolo al nazismo alemán del 1933.» Añade Xavier Pikaza.

Xabier Pikaza: «Es evidente que las palabras del Papa no iban dirigidas a Sánchez, sino a los del ‘color’ más católico, que son los que más deberían escucharle»

La gran enfermedad de nuestra democracia es que está siendo sustituida por la demagogia.

Abascal no supo qué decir el día que a un periodista despistado se le ocurrió preguntar varias cuestiones relativas al programa de Vox. «No tengo mucho conocimiento sobre ello», «no he reflexionado hasta ahora que me lo preguntan», «mejor se lo preguntan a Rocío Monasterio» y «viva España» fueron las respuestas del macho alfa de la ultraderecha. Como si no fuese bastante que posiblemente  otro escribiera su  programa, pretendían que encima se lo leyera.

En nuestro país, no hemos tomado conciencia de la estrecha relación y la dependencia entre política y educación, hasta el punto de que una mala política es el fruto de una ausencia de educación, y una mala educación es la consecuencia de una política fallida. Platón hablaba de la importancia social de ambas y proponía una educación nueva, la cual  abarcaría desde los 5 a los 20 años para aquellos destacasen en la música, poesía y gimnasia. Los más sobresalientes seguirían sus estudios y los menos brillantes abandonarían la educación y se organizarían para prepararlos como futuros profesionales en un oficio y ser libres de vivir en libertad con todos sus familiares, pero no podrían participar en los asuntos del estado.

Tras el asesinato de Sócrates y la manera estoica en que éste aceptó su destino, Platón terminó de convencerse de que, en lugar de buscar el poder, tenía que dedicar su vida a educar a los políticos en el amor a la virtud y la sabiduría. Ésta era la única forma -según creía- de mantener la esperanza de que habrían de prevalecer el bien y la justicia en el Estado.

 Vox defiende la postura sobre la violencia machista y llama tristemente la atención, porque frente a los datos que proceden del poder judicial y de la propia realidad, culpan a las mujeres de maldad, cuando están sufriendo una violencia que las asesina.

Me imagino que los católicos conservadores tendrán la mentalidad de que la mujer es inferior al hombre y es pecadora por naturaleza. Personalmente, cuando leo en el Nuevo Testamento que “en Cristo Jesús no hay varón, ni mujer, ni señor, ni esclavo” (Gal 3, 28), siento que nuestra sociedad necesita ser profundamente cambiada, porque sigue existiendo en ella mucha diferencia entre varón y mujer y continúan existiendo muchos señores y muchos esclavos.

Por otra parte, durante los casi dos mil años de Historia de la Iglesia, sus más valorados teólogos rivalizaron en justificar (en nombre de Dios) el haber vuelto a relegar a la mujer a un papel de inferioridad, dependencia y supeditación respecto del varón. Papel del que, inicialmente, ellas habían entendido ser liberadas por su Maestro. Durante todo ese tiempo, la mujer ha sido citada por los llamados Santos Padres de la Iglesia con teorías que ahora encontramos ridículas y que nos harían reír si no hubieran hecho sufrir cruel e innecesariamente a tantas y tantas mujeres.

Sin ir más lejos, podemos recordar el siguiente análisis “científico” de Santo Tomás de Aquino (siglo XIII): “la mujer es inferior al hombre en tres aspectos: en el aspecto evolutivo (inferioridad biogenética), en el ser (inferioridad cualitativa) y en el hacer (inferioridad funcional)”.Teoría que originó acaloradas discusiones entre los eruditos, (hasta principios del siglo XIX) sobre si las mujeres tenían alma o no. Lo cual equivalía a marginar a todo el género femenino de la Redención.

Otra actitud que me parece hiriente, desde una perspectiva de fe y del pensamiento social de la Iglesia, junto con los derechos humanos, es el  planteamiento de Vox acerca de los inmigrantes y refugiados. La Iglesia habla de acogida y de hospitalidad y ellos hablan de expulsión. La Iglesia habla de personas y ellos hablan de ilegales. Estoy seguro de que Jesús de Nazaret sería hoy en día un refugiado o un inmigrante.

Vox defiende que los inmigrantes cuestan dinero, algo que es absolutamente falso. De hecho, durante el boom español, uno de cada tres euros que se ingresaron en España fue gracias a la inmigración. No solo no costaron, contribuyeron durante la bonanza y pagaron más durante la crisis. 

La inmigración no robó puestos de trabajo. Al contrario, asumía los puestos de trabajo peor pagados para que los españoles pudieran tener los empleos mejor pagados. Las tasas de temporalidad entre los españoles eran la mitad que entre los inmigrantes. 

No debemos olvidar que Galicia fue tierra de emigración. cuando, a consecuencia de la Gran Depresión de 1929, primero, de la Guerra Civil española de 1936-1939, después, y del estallido de la Segunda Guerra Mundial, entre 1939 y 1945, finalmente, o era difícil salir de España o no lo era menos encontrar adónde ir. Las dificultades del mundo le cerraban las puertas a muchos gallegos. Y las estadísticas daban cumplida noticia de la tan excepcional situación en que se contenía nuestra riada emigratoria. Los datos avalan que Galicia es una comunidad que en los últimos años ha cambiado de rol: de ser un país exportador de emigrantes hacia el exterior a convertirse, desde hace unas pocas décadas, en una sociedad receptora de inmigrantes que buscan aquí un futuro mejor. Es de vital importancia que los inmigrantes encuentren a funcionarios con sensibilidad y «humanidad» para ayudarles a resolver sus problemas.

Me gustaría que se consiguiese que en determinados ámbitos de atención pública existiese más respeto por ellos.

Como dice el Papa Francisco, (que a los de Vox no les gusta absolutamente nada como Papa): «La política es una de las formas más altas de la caridad, del amor». 

En la política podemos ser Caín o Abel. ¿Dónde está tu hermano refugiado o inmigrante? ¿Dónde está tu hermano que sufre la injusticia social y la falta de libertad? ¿Dónde está tu hermana que sufre la violencia machista? 

¿Qué decir de Vox, el partido que se preocupa por la caza mientras se recortan los servicios sanitarios, mientras hay miles de ancianos que viven de una mínima ayuda oficial, jubilados con pensiones de miseria, trabajadores que no pueden disfrutar de vacaciones, pero que pagan sus impuestos?. Así las cosas, con Vox parece que queremos retroceder a la época en que los nobles poseían castillos y armas, disponían de tiempo para la caza y se divertían, es decir, una vuelta a la Edad Media.  Sobre esto también escribió Ortega y Gasset en la rebelión de las masas… Antes mandaban los señoritos, algunos bien, pero a costa de los pobres y de la pobre gente.

Séneca, sin embargo, consideraba la verdadera nobleza del hombre obedeciendo a la recta razón dejándonos profundas reflexiones a lo largo de sus obras como esta: La honestidad y la virtud son valores altamente apreciados, y la nobleza supone ser capaces de buscar causas, motivaciones y aspiraciones justas. “

0Shares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *