MOCEOP: Por unos obispos «con olor a oveja»

Hay un inmenso potencial de Iglesia que está en la ‘periferia’ de los ex. ¡La posición de la Iglesia con los curas casados es la misma que con los abusos sexuales, la misma que con todo lo demás: mira para otro lado y, mientras no trascienda públicamente, es un problema que no existe!

«La pandemia, no sólo ha marginado a la religión y a la Iglesia, sino que además está dejando patente que una situación tan grave como ésta, ni necesita la religión, ni necesita a la Iglesia, tal como religión e Iglesia vienen funcionando desde hace siglos» José María Castillo. «Cuando han cerrado los templos y han prohibido las procesiones, la “gente de Iglesia” no sabía qué hacer. Según los Evangelios, Jesús no mandó construir un templo. Ni organizó procesiones. Y, sin embargo, la imagen de Jesucristo es probablemente la imagen mundial más conocida y presente en el mundo. ¿Qué nos viene a decir todo esto?» Añade Castillo

Con ellos, la Iglesia no ha sido inteligente ni cristiana, ha sido secta más que de Iglesia. Esa Iglesia no es en sí misma secta, pero ha corrido el riesgo de convertirse en gran secta, alguien diría que es la madre de todas las sectas de occidente, por su clasismo, su visión jerárquica, y sobre todo por la forma de tratar a los «expulsados», salidos de su jerarquía (los ex). Estos ex no son gente que ha dejado el arado o que ha mirado atrás, sino que ha visto que había otro arado y otra tierra que sembrar, que había otros caminos de evangelio y de vida. Entre ellos están algunos de los que hoy más pueden aportar a la iglesia de Jesús.

En un momento dado, algunos curas y monjas, por evolución vital, por fidelidad a su misma vocación humana y cristiana, han visto que su lugar en la iglesia no era el clero ni el convento, y han «salido», pero no para «dejar» (no lo han dejado…), sino para entrar en otro contexto eclesial y para tomar otros caminos y responsabilidades afectivas, familiares, humanas…

El conjunto, la Iglesia oficial ha respondido sociológicamente como responden las «clases privilegiadas» (o un tipo de sectas): ha marginado a los ex. La ley del celibato obligatorio (de forma que la ordenación sacerdotal se convierte en impedimento para contraer matrimonio) fue promulgada en el II Concilio de Letrán, en 1139. Hasta entonces, los sacerdotes se casaban, y también algunos papas. Aunque el Vaticano II pareció que iba a abrir una puerta hacia el celibato opcional, las reglas no se han movido. Pero sí lo han hecho decenas de miles de sacerdotes, en una crisis que ha diezmado, o más, los efectivos clericales. El debate ahora parece imparable. Los curas casados, sin embargo, han sufrido un calvario. El sacramento del sacerdocio, como el del matrimonio, es para siempre. Originalmente, los primeros sacerdotes católicos no necesitaban ser célibes.

Comparto y apoyo el comunicado de Moceop

Desde Moceop queremos apoyar expresamente a cuantos desde la diócesis de Cádiz y Ceuta, sacerdotes y laicos, llevan años denunciando las decisiones u omisiones que desde el obispado se toman,  que no tienen  el estilo evangélico, sino que obedece más bien a criterios de tipo empresarial y economicista: numerosos despidos en el obispado, en las parroquias, en Cáritas; no ceder inmuebles vacíos a las personas necesitadas o desahuciadas, control de las cuentas parroquiales, expropiaciones de fincas centenarias de vecinos de algunas parroquias, actitudes dictatoriales que han terminado en tribunales civiles y eclesiásticos por gravísimas acusaciones entre obispos y párrocos…

Esta situación ha provocado que se haya constituido en la diócesis una Plataforma pro justicia del obispado de Cádiz y Ceuta, que han venido movilizándose periódicamente en Conil de la Frontera y en Cádiz capital con numerosa participación de los fieles . También anteriormente el Grupo Cristiano de Reflexión Acción se manifestó varias veces con pancarta en los juzgados de la capital y frente al obispado, exigiendo la readmisión de todos los despedidos.

Algunos colectivos de laicos de la diócesis han tenido que recurrir a las máximas instancias de la Iglesia para hacer llegar su disconformidad con estas medidas, enviando escritos con centenares de firmas al papa Francisco, a los cardenales Osoro y Omella, al nuncio anterior y actual  , al presidente de la Conferencia Episcopal anterior y actual, al  Secretario de Estado de la Santa Sede Pietro Parolín y a las Congregaciones de los Obispos y del Clero, sin haber tenido ningún tipo de respuesta satisfactoria hasta ahora.

Desde Moceop apostamos por una Iglesia inclusiva, dialogante con todos, también con los sacerdotes críticos, como bien dijo el Papa Francisco en su alocución a los nuevos obispos.

Queremos obispos con “olor a oveja” , que sintonice con los problemas y necesidades de las personas, no tan preocupados por las cuestiones financieras e inmobiliarias como por las de tipo pastoral. Que fomente el buen clima de entendimiento con todos los sacerdotes, no sólo con el pequeño grupo de amigos y colaboradores y que ponga sus bienes al servicio de los necesitados. “¡Como deseo una iglesia pobre para los pobres!”.

Por eso desde MOCEOP expresamos todo nuestro apoyo a quienes luchan y se movilizan para que este tipo de pastores sean los que dirijan la diócesis no sólo en Cádiz y Ceuta, sino en todas las diócesis de España y del Mundo.

MOCEOP (Movimiento por el celibato opcional)

11 de Noviembre de 2020

0Shares

Un comentario en “MOCEOP: Por unos obispos «con olor a oveja»

  • el 12 noviembre, 2020 a las 12:56 pm
    Permalink

    Este Papa viene con buenas palabras y con buen talante. Ya sólo falta que pase a la acción.

    Respuesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *