Visto para sentencia el juicio contra Beatriz Sestayo por unas supuestas injurias contra un magistrado ferrolano.

La , secretaria general de los socialistas ferrolanos y gerente de la Sociedad Empresarial de Galicia, Beatriz Sestayo, se sentó ayer en el banquillo de los acusados del Juzgado de lo Penal 2 de Ferrol por haber difundido, a través de su Facebook, comentarios atribuyendo actitudes machistas al que en ese momento era juez de Violencia de Género de Ferrol. Según se recoge en el escrito de la Fiscalía, la acusada publicó: «El juez de Violencia de Género de Ferrol se ve que considera que la voluntad de las mujeres es inútil y debe estar al servicio del macho» y «a min cónstame que moitas mulleres e profesionais quéixanse do machismo e maltrato dese xuíz».

El juez afectado declaró que “se había sentido muy ofendido y que el aplazamiento del juicio —se había suspendido en febrero de este año— había supuesto para él una tortura.”

La jueza sustituta del Juzgado de lo Penal número 2 de Ferrol ha dejado visto para sentencia el juicio celebrado en la mañana de este viernes, 23 de octubre, contra la secretaria xeral del PSOE en Ferrol, Beatriz Sestayo, por unas supuestas injurias contra un magistrado ferrolano, al que según su denuncia la socialista lo catalogado de “machista” a través de una red social.

A esta situación se ha llegado después de que en mayo de 2018, Beatriz Sestayo publicase en su cuenta personal de Facebook un comentario en el que acusaba al por entonces juez encargado de tramitar las causas de violencia de género de «machista», lo que generó a continuación multitud de comentarios aportados por otras personas.

El Diario de Ferrol informa que el el fiscal centró sus preguntas en la plataforma en la que se vertieron las acusaciones de machismo, Facebook, donde la actual gerente de SEA cuenta con más de 3.000 seguidores –este era un punto fundamental en el argumetario del fiscal–. En este sentido, la acusación incidió en la experiencia personal de Sestayo con el juez –la socialista había relatado cómo, durante su juicio, el magistrado había desdeñado una serie de 72 mensajes de texto vejatorios de su ex-pareja– y la coincidencia en el tiempo de dicha acusación con la mencionada vista –además de puntualizar que la solicitud de sobreseimiento de dicho proceso partió de la fiscal, dato omitido en las redes sociales–.

Tras la declaración de Sestayo llegó el turno del juez denunciante. En esta ocasión las preguntas del fiscal fueron más breves, centradas en si conocía a la acusada, su relación con la misma y cómo se enteró de los mensajes de Facebook. El mayor momento de la tensión llegó, no obstante, en el momento en el que la defensa cuestionó al magistrado acerca de su conocimiento de las críticas recibidas, que recibió respuestas en un tono desafiante. Por último, la testigo de la defensa relató su experiencia con el juez y apenas fue cuestionada por defensa o Fiscalía.

Finalmente, ambos letrados cerraron el juicio concluyendo que se trataba de una cuestión de límites jurídicos y que se juzga el contenido de los mensajes y no al juez –el fiscal–, y de libertad de expresión y derecho a crítica –la defensa–, quedando así visto para sentencia.

Esta situación motivo la presentación de una demanda por el aludido por injurias, en la que reclama una indemnización superior a los 4.000 euros por supuestos daños morales hacía su persona.

Tras un aplazamiento anterior, la vista se ha celebrado, a pesar de que la defensa de Sestayo ha alegado al inicio de la vista la ausencia de dos de los testigos propuestos, uno por encontrarse navegando y otro por temas de salud.

Una vez celebrado el juicio, Beatriz Sestayo, en declaraciones a Europa Press, ha traslado que “la libertad de expresión constitucional y de opinión sobre el comportamiento que pueden tener magistrados es algo que vemos todos los días y que entra dentro del derecho constitucional”.

0Shares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *