Las vergonzosas palabras de Losantos sobre el aspecto físico de Yolanda Díaz: «Va a parecer el Ecce Homo»

El periodista de esRadio ya ha descalificado en otras ocasiones a otros miembros del Gobierno de coalición de PSOE y Unidas Podemos. A Isabel Celáa  la llamó “analfabeta funcional”, añadiendo que “iba vestida de pobre de los 70. Parecía que venía de Marinaleda… con un tinte horroroso. Ni Bono antes de convertirse en Bonillo”.

Recientemente, también ha cargado contra Fernando Simón: “Yo creo que es un pobre enfermo mental, además de moral, y payaso. De pronto se ha visto con los focos y se ha creído que es Ana Belén o algo parecido. Pero tonto, si usted no es doctor ni es especialista en nada”.

En el capítulo 5 del Evangelio de Mateo, Jesús es muy duro con los que insultan al prójimo, y compara esa práctica con matar. ««Habéis oído que se dijo a los antepasados: No matarás; y aquel que mate será reo ante el tribunal. Pues yo os digo: todo aquel que se encolerice contra su hermano, será reo ante el tribunal; pero el que llame a su hermano «imbécil», será reo ante el Sanedrín; y el que le llame «renegado», será reo de la gehenna de fuego«.

En el Evangelio de Mateo, las palabras de Jesús al respecto son claras: «Pero yo os digo: todo el que se deja llevar de la cólera contra su hermano será procesado. Y si uno llama a su hermano “imbécil”, tendrá que comparecer ante el Sanedrín y si lo llama “necio” merece la condena de la gehenna del fuego». Por eso, explicó el Papa Francisco, «cuando escuchamos personas que se dicen cosas feas», hay que recordar siempre que llamando “imbécil” o “necio” se mata al hermano, porque el insulto «tiene una raíz de odio». De hecho, «nace de la misma raíz del crimen: es la misma, el odio». En cambio, prosiguió, «buscar insultos es una costumbre muy común entre nosotros». Existen «personas —destacó— que para expresar su odio contra otra persona tienen una capacidad impresionante». Y no piensan cuánto mal haga «desgañitarse e insultar».

Decía el filósofo estoico Epicteto: “Ante todo, piensa antes de hablar para asegurarte de que hablas con buena intención. Irse de la lengua es una falta de respeto hacia los demás. Descubrirte a la ligera es una falta de respeto a ti mismo” y Confucio afirmaba que, “donde hay educación no hay distinción de clases” 

Los ciudadanos parecemos asistir impasibles a la falta de educación, respeto, tolerancia y buenos modales que los políticos y algunos medios de comunicación están proyectando, desde hace ya demasiado tiempo, sobre la sociedad española.

El filósofo Emilio Lledó afirma: “que nuestra democracia está condenada al fracaso si no se plantea y se resuelve el problema de la educación.”Recordemos que se hace camino al andar, por tanto, deben expulsarse del camino a los caminantes que sólo quieran llegar a la meta dando codazos, insultando y poniendo zancadillas a los demás. Y los ciudadanos, a la hora de votar, deberíamos tener muy claro lo que debemos exigir a los políticos que han de representarnos y gobernar durante un periodo de tiempo, sin dejarnos arrastrar por unas ideologías, muchas veces vacías de contenido y de propuestas reales, que terminan convirtiéndonos en fieles reproductores de las conductas, maneras y modales de los políticos que elegimos para que nos representen.

Francisco Umbral decía que en España hay políticos que prefieren el insulto al diálogo y la palabrota a la argumentación, con algunos periodistas sucede lo mismo… La oratoria es arte, pero cuando se inflama recibe el nombre de verborrea, una enfermedad muy difícil de combatir. Nuestras palabras pueden ser nuestro peor enemigo o nuestro mejor aliado. Somos y vivimos en las palabras que pronunciamos. Construimos gran parte de nuestra realidad a través de las palabras… ¿cómo  expresaríamos sin ellas lo que ha sucedido en nuestra vida, lo que nos emociona, lo que sentimos, lo que queremos o lo que ambicionamos conseguir? Y si somos y vivimos en las palabras, deberíamos cuidarlas mucho más.

El poder de la vida de los hombres y mujeres está centrado específicamente en la lengua; de lo que expresemos con ellas depende nuestro bienestar en la tierra, y nuestra seguridad en la otra vida. Con respecto a expresar lo recto y lo justo, Jesucristo dijo: Mateo 12.35-37 “El hombre bueno, del buen tesoro del corazón saca buenas cosas; y el hombre malo, del mal tesoro saca malas cosas. Mas yo os digo que de toda palabra ociosa que hablen los hombres, de ella darán cuenta en el día del juicio. Porque por tus palabras serás justificado, y por tus palabras serás condenado” Nuestras palabras quizás no hayan causado guerras o destruido ciudades, pero sí pueden destrozar corazones y arruinar reputaciones.

El Libro de Proverbios nos alienta a hablar la verdad, y a buscar la paz, por medio de nuestras palabras. Proverbios 15:4 dice, La lengua apacible, es árbol de vida; la lengua perversa, daña el espíritu.” Y Proverbios 15:23 dice, “El hombre es feliz cuando sabe responder; ¡y que buena es una respuesta oportuna!”

0Shares

1 comentario

  1. Completamente de acuerdo con José Carlos. La forma de hacer periodismo que se basa en denigrar a los que no tienen nuestras mismas ideas esparce una atmósfera fétida y dulce a la vez para algunos que se recrean en la crítica descarnada a los demás. Cuanto daño producen esos periodistas que tienen prestigio por la repercusión que tienen en la masa de oyentes que son influenciables

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *