Hay que dejarlo bien claro, en la Diócesis de Cádiz-Ceuta están pasando cosas muy graves y serias…

Tengo la impresión  de que muchos obispos, pasado el amor y el ardor primero de su consagración como tales, comienzan a adaptarse a un ritmo de hacer su labor pastoral, que les lleva a olvidar que ellos son también Pueblo de Dios. Poco a poco van escalando los peñascos de la base hasta situarse en la cima, siempre en el otero, muy por encima de ese pueblo al que deben pastorear. Se acomodan y se sientan con actitud vigilante, tal como harían los pastores de las ovejas que balan, en lo alto del peñasco tocando la flauta, muchas veces con un sonoro deje de prepotencia.

Siempre se dijo que la Iglesia convoca a través de la palabra y de los sacramentos. Pero ciñéndonos a la realidad, son muy raras y escasas las celebraciones litúrgicas  en las que siendo  los protagonistas los ricos, se consiga convocar espontáneamente a los pobres, y sin embargo, lo contrario sí ocurre.                                  

La capacidad de convocatoria tiene su raíz en que desde los pobres la liturgia y la palabra  evocan el origen de la fe, así como su misión no sólo correcta, sino concreta.

La Iglesia de los pobres reconoce y admite que el obispo sea la cabeza unificadora de la Diócesis y ejerza el ministerio de la unidad, pero ese ministerio es en verdad unificante únicamente cuando el obispo escucha la voz de su pueblo y éste reconoce en él su propia voz y puede verlo como al buen pastor que está dispuesto a dar a su vida por las ovejas, a través de una escucha activa y atenta, con actitud de respeto y empatía, de preocupación real, de diálogo sincero, de búsqueda común, de trabajo conjunto, en lugar de limitarse a dirigir, organizar sin más, imponiendo frecuentemente sus criterios, buscando una mayor productividad como hacen los pastores que pastorean el ganado para después esquilar y  ordeñar.

Defender y escuchar a su pueblo

El papel unificador del obispo es el de Defender y escuchar a su pueblo. Cuando se da está condición, el obispo es capaz de unificar la diócesis, porque así se convierte en expresión de una realidad que se construye entre todos, y los proyectos y propuestas concretas que se tomen o se planteen, ya sean a nivel pastoral, administrativo, litúrgico… no serán ya impuestos por él o por una autoridad puramente formal, sino que serán expresión de una autoridad fundamentada en la fidelidad al Evangelio de todo el Pueblo de Dios o cuando menos de esa porción de pueblo que se le ha confiado para hacerlo crecer en el Amor a Dios y a los hermanos.

Por suerte este tipo de obispos han existido y continúan existiendo en la Iglesia, pastores que escucharon, escuchan y consideran prioritario no sólo oír, sino escuchar el clamor de los pobres y responder a él con la solidaridad y el compromiso por su liberación. 

En septiembre el obispado de Cádiz y Ceuta perdió en los tribunales eclsiásticos de Sevilla el pleito que tenía con los carmelitas pues el obispado pretendía apropiarse de la Iglesia del Carmen y del antiguo convento, valorado todo en unos 5 millones de euros. El tribunal le dio la razón a los carmelitas.

En Octubre el obispo nombra un promotor de la justicia, el sacerdote cordobés Rafael Rabasco Ferreira, quien redacta una denuncia de 88 folios y la presenta al tribunal eclesiástico de la diócesis de Cádiz y Ceuta (cuyos miembros son elegidos también por el obispo). El presidente del tribunal es el obispo aunque puede delegar en el vicario.

Ante este desmesurado ataque del obispado, el Grupo Cristiano de Reflexión Acción emite un nuevo comunicado de prensa que se difunde ampliamente y que se puede leer aquí: (Este Comunicado se puede leer aquí).

Por todo esto, desde Moceop también hemos decidido de sacar un comunicado posicionandonos en este conflicto, porque pensamos que con los comportamientos que está teniendo la jerarquía se están tirando por tierra los valores del evangelio, y ante tal atropello no podemos quedarnos de brazos cruzados. (Este Comunicado se puede leer aquí).

Equipo de redacción de www.Moceop.net

– Más de 20 despedidos en el obispado, Seminario, Caritas y parroquias. Muchos de ellos han acudido a los juzgados a poner denuncias y no pocos de estos despidos han sido declarado improcedentes.

– Grupos de cristianos (entre 20 y 60) se han movilizado varias veces frente a los juzgados y también en el obispado con pancartas y carteles para pedir la readmisión de los despedidos.

– Un colectivo de cristianos de la diócesis, por iniciativa de “Iniciativa Galilea”, envió un amplio informe al Papa hace un año, explicando lo que esta pasando en la diócesis. Informe que iba firmado por más de 100 personas y solicitando el envío de un visitador apostólico que hablara con todos los afectados..

– A la familia de Madueño se le quitó el local comercial que venían gestionando ellos y su familia desde hacía más de 100 años y se han quedado en la calle sin nada.

– Varios escritos al obispo promovidos por el grupo cristiano de Reflexión Acción, uno de ellos con más de 200 firmas, solicitando la readmisión de los despedidos y la cesión de algunos de los inmuebles o pisos que tiene el obispado a través de varias fundaciones, para cederlos a personas necesitadas: desahuciados, inmigrantes, personas sin techo etc…sin recibir ninguna respuesta.

– Las represalias que se han tomado con algunos párrocos como el de Sta Catalina de Conil, por ser crítico con muchas de las decisiones del obispo y su antiguo ecónomo, por no considerarlas conformes al espíritu del evangelio, como el trato inhumano con el también ex párroco de Vejer, Antonio Casado, muy querido por sus feligreses, que ha solicitado más de 10 veces tener una entrevista con su obispo sin resultado alguno y lleva más de 2 años en suspensión cautelar, inactivo. A este sacerdote el obispo le puso una denuncia canónica en Sevilla, se celebró el juicio y se está pendiente de sentencia…

¿Cuándo se ha visto a un obispo poniendo denuncia a un sacerdote?

Al ex párroco de Conil se le destituyó como maestro de ceremonias de la Catedral, luego recibió dos decretos, uno de ellos para destituirlo como profesor del Seminario y el otro para amenazarle de que podría perder sus responsabilidades eclesiásticas si no hacía todo lo que le decía el obispo.

Y es que él ha venido criticando muchas decisiones del ecónomo y del obispo por no ser conformes al evangelio, como las injusticias de los despidos, el maltrato a compañeros sacerdotes, los cambios de titularidad, cómo se llevaban la administración de las tierras y cementerios parroquiales, la donaciones que se exigían por decreto, aún a sabiendas que el párroco no puede hacerlo porque no es el propietario, sino el administrador de la Parroquia, el tema de las fundaciones, el dinero de ciertas fundaciones de caridad, usado para crear la Fundación Educatio Servanda, la forma de exprimir a las parroquias etc…ideo concentracion ante catedral de Cádiz en apoyo al párroco Rafael Vez.

Por último, como represalia por estas posturas críticas, en los últimos nombramientos fue “degradado” de párroco a administrador parroquial, lo que ha provocado lo nunca visto en la historia de la diócesis: que todos los feligreses de la Parroquia de Sta. Catalina de Conil, se hayan estado movilizando y concentrando, primero en las puertas de su parroquia y luego se trasladaron en autobús y vehículos particulares hasta las puertas de la Catedral de Cádiz, todos con camisetas con el lema “Rafael somos todos”, junto con muchos otros cristianos de varias localidades de la diócesis, en número total cercano a los 150, con sus pancartas y carteles, de lo que se han hecho eco medios de información de la comarca de la Janda y de Cádiz y paginas webs de información religiosa a nivel nacional como Religión Digital y Redes Cristianas y también muy ampliamente las redes sociales.

En esta Concentración también estuvo presente el alcalde de Conil en nombre de todos los conileños muy indignados porque le han quitado a su párroco.

¿Cuándo en la historia de la diócesis se han trasladado todos los feligreses de una parroquia de un pueblo hasta la Catedral para protestar por una decisión episcopal? Yo no lo he conocido nunca.

El párroco ha tenido que recurrir a un abogado que le defienda ante la Congregación del clero en Roma. El obispo también le ha denunciado, abriendo un procedimiento canónico contra él. Veremos cómo queda este asunto…

Otra denuncia más del obispo a un sacerdote….

También ha causado gran malestar entre los vecinos de Vejer, expresado públicamente por su alcalde, que la nueva empresa que ahora gestiona el Cementerio del pueblo, propiedad del obispado, haya puesto carteles en muchos nichos del cementerio, animando a la gente a que acuda a pagar los atrasos…

Ha habido estos años muchas otras cosas que han pasado que ponerlas todas alargaría en exceso este spot, como el cierre de la casa de acogida a inmigrantes en la parroquia de Pescadores de Algeciras y la destitución de su párroco que tuvo que enterarse por sus vecinos, que le llevaron la prensa local, para saber que ya no era el párroco. Destitución que le dejó hecho polvo a este buen sacerdote que llevaba allí muchos años. O la pretensión de quitar la casa a los porteros de las capuchinas de S. Fernando que también tuvieron que poner denuncia en los juzgados. O los problemas con varias comunidades de religiosas…

Y lo que me parece más grave de todo: que hace unos días el ex párroco de Vejer Antonio Casado, ha declarado que ha tenido que poner denuncia contra el obispo por lo civil, acusándole de 5 delitos (revelación de secretos, calumnia, injuria, omisión del deber de impedir delitos y falso testimonio) y que lo ha hecho porque no le han dejado otra opción para poder defender su dignidad y su honra como persona.

¿Cuándo se ha visto en la diócesis una situación así, tan convulsa?

Algo muy grave está pasando en la diócesis de Cádiz y Ceuta.

Ya se sabe que no todos son problemas y que la diócesis sigue funcionando, pese al miedo a hablar de muchos sacerdotes y laicos. Las caritas siguen haciendo su labor, los inmigrantes son bien atendidos, las parroquias siguen funcionando etc…

Pero los hechos señalados me parecen de una gran gravedad,porque jamás había ocurrido con los obispos anteriores y hechos de esa naturaleza están consiguiendo crear un malestar creciente en amplios sectores de la diócesis, en todas las zonas y comarcas. Y una gran mayoría, en privado, también critica estos hechos aunque no se atreven a hacerlo en público por el temor a las represalias.

Las relaciones con los anteriores obispos han sido siempre muy fluidas, cordiales y cercanas, en un tono mucho más dialogante y sin ese talante impositivo y autoritario, que pone denuncias a sus sacerdotes y que tanto daño está haciendo.

Creo que es el momento de que el nuevo nuncio debe intervenir como está haciendo ya en otras diócesis. Así no se puede continuar. Es urgente que envíen a un visitador apostólico, que hable con todos los afectados y con muchos que hemos sido testigos directos del sufrimiento de muchísimas personas para comprobar sobre el terreno todos estos hechos y otros.

Procedencia del artículo: El Blog de Juan Cejudo

0Shares

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *