Luís Santamaría del Río, grupos religiosos y gurús «aprovechan» el coronavirus.

Tenía apenas 15 años de edad cuando tomó contacto por primera vez con una de las realidades más complejas, dañinas y extendidas de la sociedad: las sectas.

Veinte años después Luis Santa María es reconocido por instituciones seculares y religiosas, como uno de los más destacados expertos en la materia. Baste mencionar que es asesor de la Conferencia Episcopal española, profesor regular e invitado conferencista en varias universidades, miembro de organizaciones internacionales, director de la Biblioteca-Centro de Documentación «José María Baamonde», co-fundador de la Red Iberoamericana de Estudios de las sectas (RIES) y autor de varios libros.

Su profesor de ética les pidió investigar y hacer una valoración afín con la asignatura, sobre algún problema del mundo actual. Junto a otros compañeros del Instituto Claudio Moyano de Zamora (España)- Luis Santamaría del Río se decidió por las sectas; y desde entonces no paró.

«Como profetizó la Biblia, las epidemias son una característica de los últimos días». Este es el mensaje que se puede leer estos días en la web oficial de los Testigos de Jehová. Sus fieles (unos 110.000 en España) y cualquiera que busque respuestas en su página de las redes sociales encontrarán una lista con «las señales de los tiempos finales». Uno de esos signos, según anuncian, es que habrá «pestes, epidemias o enfermedades terribles». Es solo uno de los cientos de proclamas de corte apocalíptico que muchos movimientos religiosos, gurús y sectas están publicando en internet desde que empezó la crisis del coronavirus, según denuncian los expertos. Así entran en las casas de todos los confinados que buscan respuesta en tiempos de miedo por la pandemia.

En España hay unas 350 sectas conocidas y unas 400.000 personas adheridas a este tipo de grupos. Sin datos oficiales, estas son las cifras que ha podido recabar Luis Santamaría, miembro de la Red Iberoamericana del Estudio de las Sectas que lleva más de veinte años investigando e impartiendo cursos de formación sobre esta materia a los cuerpos policiales y el profesorado. «El miedo es el arma más poderosa para los grupos que llevan años pronosticando el fin del mundo. Ahora aprovechan esta pandemia para reforzar sus argumentos. Emplean la manipulación para atraer a personas que pasan por un momento de vulnerabilidad, pero es que ahora, con lo que estamos viviendo, ¿quién no es vulnerable?«. Este experto lo tiene claro: «Ante la incertidumbre, estos grupos se presentan como el arca de Noé, solo dentro de ellos estás salvado. Te dicen: o con nosotros o con la muerte», explica Santamaría.

El psicólogo José Miguel Cuevas fue el precursor del primer servicio público de terapia para víctimas de sectas en España, en colaboración con el Ayuntamiento de Marbella. Allí lleva diecisiete años atendiendo a pacientes que escapan de esta problemática y a familias que tienen a algún miembro dentro de un grupo.

Los psicólogos alertan: «Ante crisis como la del Covid-19, las personas que han conseguido salir de una secta dudan y dicen: ¿y si lo que decían era verdad?»

Cuevas alerta de que crisis como la del coronavirus sirven a muchos líderes de la «persuasión coercitiva» para captar nuevos adeptos, pero también para retener a personas que ya están dentro o incluso para recuperar a los que consiguieron abandonar el grupo: «He tenido pacientes que llevaban tiempo fuera del grupo, pero ante catástrofes o crisis similares a esta, han vuelto a dudar: ¿y si lo que decían era verdad?».

Alerta de que la pandemia del coronavirus está siendo aprovechada por los «sanadores y gurús de las pseudoterapias que se presentan con sus soluciones alternativas o naturales al virus». 

Desde su experiencia, Santamaría advierte que en el caso de que sean sectas de origen cristiano, «en cuya doctrina tenga una importancia central el elemento apocalíptico, no hay duda de que el Covid-19 se presentará como una señal de que estamos viviendo los últimos tiempos. Pero también los grupos New Age y esotéricos tendrán su propia explicación para lo que está sucediendo»

Según Santamaría, los líderes sectarios se creen especiales, seres superiores con unas cualidades especiales, y así se lo inculcan a los seguidores. Son muy hábiles para “demostrar” que lo que dicen los gobiernos y los médicos es falso y forma parte de una conspiración, y ellos son los únicos veraces y altruistas benefactores de la humanidad.

A menudo el objetivo último no es el económico, como a veces se dice. Los gurús quieren compartir y difundir su propio delirio mesiánico, y lo hacen sometiendo a sus adeptos a su capricho. No hay que olvidar que las sectas son un fenómeno de poder sobre los individuos.

El secretario de Ries recuerda la expresión de Juan XXIII “profetas de calamidades” que acostumbran a anunciar una y otra vez catástrofes, desgracias y sucesivos fines del mundo. 

«El abuso psicológico que emplean los líderes sectarios es muy invasivo», avisa el doctor. Además de los exadeptos, personas con patologías previas que pueden tener especial miedo a contraer el Covid-19 o gente que tiene algún familiar infectado forman parte del grupo «más vulnerable» a los mensajes que estos días se están haciendo virales en internet.

Cuevas recuerda cómo tras los atentados del 11-S en Estados Unidos y los del 11-M en España muchos exadeptos de sectas volvieron a ellas en busca de un «lugar seguro» donde afrontar el miedo. También, cómo algunos de sus pacientes vieron agravados sus problemas en 2012, cuando se extendió la supuesta profecía maya de que en diciembre de ese año el mundo llegaría a su fin: «Supuestamente iba a producirse una glaciación. Recuerdo a uno de esos adeptos, un estudiante que salió a comprar ropa de abrigo en pleno agosto, otros salían a hacer acopio de baterías solares y cosas de ese tipo para suministrar electricidad en el nuevo mundo».

Fuentes : https://www.elperiodico.com/es/sociedad/20200322/sectas-religion-gurus-aprovechan-coronavirus-7895498

https://religion.elconfidencialdigital.com/articulo/otras_religiones/como-aprovechan-sectas-coronavirus/20200317000751029690.html

0Shares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *