Feijóo renuncia a su responsabilidad.

Xoán Antón Pérez Lema

Diario Nos

La Xunta ocultó deliberadamente su plan de regreso a las aulas de primaria, secundaria y secundaria hasta que se celebraron las elecciones nacionales del 12-X en las que Feijóo renovó su mayoría absoluta. Muy pronto, después de la misma, impuso sin ningún diálogo con los sindicatos y asociaciones de madres y padres un protocolo indicado para no aportar ninguna financiación adicional, para no contratar personal de refuerzo significativo y para transferir la responsabilidad a los equipos directivos de los centros.

El importante agravamiento epidemiológico de la zona de A Coruña, los brotes en otros puntos de Galicia y la tendencia general en el estado y Europa del crecimiento de casos e incluso la aparición de brotes de transmisión comunitaria ha obligado a la Xunta a cuestionar los términos de su protocolo. Pero la semana pasada el presidente autonómico de Madrid, Díaz Ayuso y el consejero de Sanidad acordaron exigir un protocolo estatal único para la vuelta a las aulas.

Solo Galicia es competente para regular esta casta de protocolos y normativas sanitario-educativas. Lo cual no quita del diálogo en la Conferencia Sectorial de Educación o en cualquier otro foro de información recíproca y aprovechar las ideas de otros países y territorios que pueden hacerlo mejor. Pero la responsabilidad recae exclusivamente en la Xunta y las bases para adaptar las decisiones que se tomen serán la propia situación epidemiológica gallega, nuestra distribución poblacional, los medios y recursos disponibles e incluso nuestro clima y precipitaciones, radicalmente diferentes de Andalucía o del Mediterráneo.

Feijóo es un campeón mundial en las formas de culpar a los demás y oponerse a la oposición. Al renunciar a su responsabilidad, esconde su propia inactividad, e incluso su incompetencia, al proporcionar los medios necesarios para regresar a las aulas. Mientras tanto, pone el foco en el Gobierno del Estado respecto a los eventuales desencuentros que nos esperan en las primeras semanas del curso académico. Como lo hizo el 14 de marzo, cuando celebró la implementación del entonces desafortunado Comando Sanitario Único.

La exigencia de un protocolo único para el regreso a clases también está destinada al desgaste adicional, en el mediano plazo, del Gobierno del Estado, que le obliga a adoptar medidas de recentralización. Medidas que tratarían con el presidente socialista de Navarra y los socialistas baleares y canarios con los presidentes y el País Valenciano (que cogobernan con los nacionalistas y soberanistas de estos territorios). Por no hablar del conflicto con el PNV, JuntsxCatalunya y ERC que gobiernan el País Vasco y Cataluña.

La huida de las responsabilidades de Feijóo no hubiera ocultado que mientras Galicia (2,7 M habitantes) contratará 240 nuevos trabajadores públicos para el regreso a las aulas, el País Valencià (5 M habitantes) contratará 4.377. En el camino de regreso a la escuela, entonces, debes mirar hacia Valencia, cuando no hacia las capitales de Escocia y Gales, Edimburgo y Cardiff, en lugar de mirar tanto a Madrid.

Y, sobre todo, debemos ser responsables de los nuestros y no culpar a los demás.

0Shares

2 comentarios en “Feijóo renuncia a su responsabilidad.

  • el 24 agosto, 2020 a las 9:21 am
    Permalink

    Desde mi humilde opinión…
    Creo que Cada C. A debería ser responsable de la educación, a su vez, cada colegio responsable de si mismo.
    Y supervisado por el ministerio de educación.
    Debe de haber recibido Una formación previa a la nueva situación, que toca vivir.

    Respuesta
  • el 24 agosto, 2020 a las 10:00 am
    Permalink

    Al Partido Privatizador no le interesa que funcione bien la enseñanza pública. Hemos elegido privatización, por mayoría. Se supone que eso es lo que queremos. Y eso es lo que tenemos.

    Respuesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *