Feijóo diseña “la sanidad del futuro”: atender por teléfono.

Como discípulo aplicado de la política neoliberal, Alberto Núñez Feijoo, desde que recuperó el poder en la Xunta de Galicia, puso en marcha una estrategia sanitaria basada en reducir la parte publica y potenciar la privada; abandonar la promoción y prevención de la salud para centrar el sistema en la reparación de la enfermedad para hacer negocio (como saben las multinacionales americanas que gestionan hospitales); y trasformar el sistema sanitario en una gran oportunidad de negocio para las empresas como aparece recogido sin pudor ni tapujos en la reforma de la Lei Galega de Saude aprobada recientemente.

¿Por qué se envían pacientes con covid desde Ferrol a Lugo?

Así lo confirman a Europa Press fuentes sanitarias, que aseguran que es una de las medidas recogidas en los planes de contingencia y que existe un protocolo consensuado entre profesionales sanitarios para realizar dichos traslados «intercentros» cuando sean «necesarios». 

Cabe recordar que en la primera ola de la pandemia el área sanitaria había utilizado el Hospital Juan Cardona como lugar de hospitalización y para acoger pacientes en Uci, pero en esta segunda se ha optado por no derivar a dolientes de covid-19 hacia este centro sanitario privado, situado en el barrio de Caranza. 

De esta forma, se puede «mantener la actividad ordinaria en la medida de lo posible», lo que está motivando que este hospital privado esté acogiendo intervenciones y atención a pacientes que habitualmente se realizaban en el Arquitecto Marcide. 

Además, las mismas fuentes inciden en que esta práctica «ya ha sucedido en otras áreas sanitarias» y que en el caso de Ferrol «se contempla el traslado preventivamente de pacientes que pueden llegar a complicarse o requerir de su ingreso en la Uci, para evitar la tensión» en las del Complexo Hospitalario Universitario (CHUF). 

La Xunta dice que todo es parte de un procedimiento normal, que se activa por precaución. Por el contrario, fuentes sanitarias del área ferrolana consultadas por Galiciapress pintan un escenario más gris, alertando que la «UCI de Ferrol está al borde del colapso». Médicos del Marcide denuncian que «hemos solicitado refuerzos y no nos lo han dado«. También destacan que la carga de trabajo que suponen los pacientes covid en UCI es mucho mayor que la que suponen otros enfermos. Requieren mucho más tiempo por varios motivos, por ejemplo por el tiempo que los sanitarios han de invertir en quitarse y ponerse los EPIs.

La secretaria nacional del sindicato CIG-Salud, María Xosé Abuín, denunció que “la soberbia de Feijóo y del PP no dará una solución a los problemas de Atención Primaria”.

Alberto Núñez Feijóo, anunció que el comité clínico estaba trabajando para recuperar la actividad asistencial del Servizo Galego de Saúde (Sergas), en parte ralentizada por la covid-19 y el confinamiento, a través de la teleasistencia. La llamó “sanidad del futuro” y siete meses después, las listas de espera continúan engordando en los ambulatorios, no solo para la atención presencial limitada al máximo, sino para la telefónica, con demoras de hasta un mes.

Feijóo diseña “la sanidad del futuro”: atender por teléfono. «Toda la medicina que se pueda hacer sin presencia física es la medicina del futuro», proclamó Feijóo, poniendo como ejemplo los 3.000 pacientes contagiados por coronavirus que son atendidos a través del programa Telea del SergasCuando Feijoo o un hijo suyo enfermen, no se van a conformar con que un médico los evalúe por teléfono. Esas pordioserías solo son buenas para los demás.

El médico y portavoz de SOS Sanidade Pública, Manuel Martín, cuenta que la “teleasistencia puede inducir a errores gravísimos, a una falsa confianza de la persona al creerse al médico que le dijo que no tenía problemas. Conozco casos de personas que han sido consultadas telefónicamente porque tenían un bulto en la barriga. Sin que el médico se lo viese, este le decía que era un lipoma. Finalmente acababa siendo un sarcoma, que es un cáncer que te puede matar”

La secretaria de CIG-Saúde, María Abuín, explicaque la consulta telefónica es una herramienta más y no “la única”. “Lo dicen los propios profesionales, tienen que ver a los pacientes, tienen que explorarlo y hablar con él”, sostiene Abuín. “En la relación médico-paciente es fundamental la presencia y la gestualidad, la forma de moverse y comportarse de la persona es clave para una buena atención de salud”, añade el doctor. “En estos momentos, hay consultas de fisioterapia que se resuelven de manera telefónica, es absolutamente inconcebible”.

La Atención Primaria está en crisis permanente desde que el Sr. Feijóo accedió al poder, cuando accedió al poder, eliminó de un  plumazo el Plan de Mejora de la Atención Primaria, consensuado con todas las fuerzas sindicales, organizaciones científicas y profesionales. A consecuencia de los recortes presupuestarios y de personal, junto con el abandono del modelo de salud y del trabajo en equipo, supuso la falta de la promoción, de la prevención, de la rehabilitación y del trabajo comunitario lo que precisa de equipos con más personal médico, de enfermería, de fisioterapia, de psicología clínica, de terapia ocupacional, de logopedia o de farmacia clínica.

Como consecuencia, los médicos denuncian que el presupuesto destinado a Atención Primaria es solo de un 13,78%, “lejos de la cifra del 25% que la literatura científica recomienda para sistemas de salud eficientes” En la convocatoria de huelga, realizan diversas peticiones a la Xunta: recuperar la Xerencia de Atención Primaria en 3 meses; limitación de 30 citas por día; convocatoria de “todas” las vacantes y “todas las categorías” mediante la Oferta Pública de Emprego (OPE); cobertura del 100% de las ausencias; presupuesto específico hasta conseguir el 25% y una atención homogénea en todas las áreas sanitarias.

Feijóo privatizó la financiación, construcción y gestión de nuevos hospitales, mediante la Colaboración Público-Privada, lo que incrementó su precio y nos pusieron en las manos de fondos de inversión, de constructoras y de bancos. 

Las Listas de Espera (en teoría defendidas por la Ley de Garantías -menudo eufemismo- creada por el PP en solitario y en contra de todos) siguen siendo ocultadas y maquilladas de manera sistemática (el no recoger el “ya le  llamaremos”) y que supone una vulneración del derecho a la atención de la población, generan temor e intranquilidad y justifican las derivaciones de pacientes a centros privados. El tiempo medio entre primera consulta y la intervención quirúrgica es de más de medio año.

Durante los momentos más duros de la pandemia el personal sanitario hizo su trabajo. Lo que los convirtió en héroes fue la falta de medios, tanto humanos como materiales, que se tradujo en un insultante número de contagios y en jornadas laborales maratonianas. 

Alberto Núñez Feijóo también ha abierto la posibilidad de la vacunación obligatoria. Lo ha hecho en su propuesta de reforma de la Ley Orgánica de Salud, que formuló para acabar con la “inseguridad jurídica” a la que, a su juicio, están sometidas las autoridades estatales y autonómicas en la lucha contra la pandemia, y después a través de la reforma de la propia ley autonómica. 

Al contrario de lo que ocurre en otros países, en España no existe ninguna vacuna obligatoria, aunque el juez puede dictaminar su administración forzosa en caso de que exista un problema de salud pública, como es la actual pandemia. “Es una vacuna obligatoria y, por lo tanto, debemos estar preparados para que, cuando la tengamos, la vacuna obligatoria no sea una cuestión que tengamos que judicializar, sino que sea una cuestión que la ley orgánica prevé expresamente”, defiende Feijóo.

0Shares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *