CRISTO TIENE PODER PARA NOSOTROS

Texto: Col. 2:10 Y vosotros estáis completos en él, que es la cabeza de todo principado y potestad.

Aplicación: Hemos de vivir bajo los rayos templados y suaves del Sol de Justicia. Nada sino su amorosa compasión, su gracia divina, su excelso poder, pueden capacitarnos para frustrar al implacable enemigo y dominar la oposición del corazón humano. ¿Cuál es nuestra fortaleza? El gozo del Señor. Dejemos que el amor enternecedor de Cristo colme el corazón y seamos suavizados y subyugados, preparados para recibir el poder que Él tiene para nosotros. Si el agente humano se humilla ante Dios, reconociendo cuán impropio es abrigar sentimientos de autosuficiencia, reconociendo su total incapacidad para hacer la obra que es necesario realizar a fin de que su alma sea purificada, desechando su propia justicia, Cristo grabará su propia imagen en su alma. Ocultando nuestra vida en la vida de Cristo, comprenderemos que la santidad de la ley divina se revela en el carácter de Cristo, y cada vez nos esforzaremos más fervientemente por ser como Él. Cristo nunca descuidará la obra que se ha dejado en sus manos.

Nota importante: Mirando a Jesús, comparando nuestro carácter defectuoso con el carácter perfecto del Salvador, podemos decir: «En mi mano nada traigo;» «Simplemente a tu cruz me aferro.» Así aplicará su mano a la tarea de crearnos de nuevo, y la continuará hasta que estemos «completo en Él». Con Cristo hay poder salvador, que obtendrá la victoria por Él en el conflicto. (Alza tus ojos).

Oración : Padre, te suplicamos gracia y eficiencia que nos fortalezca y ayude para desarrollar tu obra… Sabemos que tenemos luchar contra los poderes de las tinieblas: es como un extraño poder que se opone a la idea de alcanzar la perfección que Cristo nos presenta. Padre ayúdanos, sabemos que contemplando a Cristo con el propósito de ser como Él, vemos la perfección de los principios de tu ley, y solo la perfección nos satisface y nos da la victoria, te lo pedimos en el nombre de Jesucristo, amén .

0Shares

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *