CRECIMIENTO CRISTIANO EQUILIBRADO

Texto: Sal. 37:6 Exhibirá tu justicia como la luz, y tu derecho como el mediodía.

Aplicación: La humildad es un don que se necesita muchísimo. Si se la estimara, sería un ornamento de gran valor a los ojos de Dios. Es esencial en el trabajo. Pero no hay virtud alguna en el pensamiento de que la humildad estriba en una incompetencia barata. Aunque la humildad es siempre esencial en el servicio de Dios, aunque siempre debe ser cultivada, hay que tener cuidado de que no degenere en la timidez que lleva a los hombres a vacilar cuando las circunstancias requieren que ellos defiendan la verdad con firmeza. El creyente genuino ES QUIEN no sólo asiente a la verdad sino que cree en ella y la practica, QUIEN NO SE siente satisfecho a menos que tenga junto a sí la presencia de Dios, quien constituye un poder para bien en el mundo… Somos preservados por el poder de Dios.

Nota importante: Cada uno ha de ser un canal por medio del cual el Señor pueda obrar para comunicar la voluntad del Cielo… La presencia y la gracia de Cristo es el secreto de toda vida y luz. Dios, en su gran misericordia, dará a todo su pueblo creyente eficiencia y poder para su obra y servicio… (Alza tus ojos).

Oración : Padre ayúdanos porque más que nunca vemos nuestra necesidad de ser humildes… Queremos ser cristianos genuinos de acuerdo con tus requerimientos. Padre queremos poseer la verdadera fe que obra por amor y purifica el alma… Queremos tener el gozo de la salvación de Cristo en el corazón… te lo pedimos en el nombre de Jesucristo, amén

0Shares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *