“… para que el amor con que me has amado, esté en ellos, y yo en ellos” Jn.17:26

Se nos muestra en este texto el deseo de la divinidad: que su amor llegue hasta cada uno de nosotros, que podamos percibirlo, sentirlo en lo más profundo.

Y el medio, el vehículo indispensable para que el amor de Dios llegue hasta cada uno de una forma pura, incontaminada, es Jesús. Nadie más podría serlo. 

Jesús, morando en tu corazón, se convierte en el “embajador” de Dios en el territorio de tu alma, trayéndote su amor, haciéndote entender, en un permanente diálogo íntimo, lo valioso que eres para tu Creador y que estás en el centro de su infinito amor.

Cuando un cristiano realmente comprende esto, puede seguir con paso firme hacia la meta, sabiendo que, en realidad, ya ha llegado: “El reino de Dios está en medio de vosotros” (Lc. 17:21). Si tienes a Jesús, estás viviendo ya en el reino de Dios, y no puedes hacer otra cosa que vencer.

Te deseo, os deseo y me deseo, esta experiencia victoriosa a través del amor de Dios en el corazón, sólo posible a través de la presencia de Cristo en nuestra vida.

Antonio Martínez Carrión 

0Shares

Un comentario en ““… para que el amor con que me has amado, esté en ellos, y yo en ellos” Jn.17:26

  • el 11 agosto, 2020 a las 9:53 pm
    Permalink

    Solo quiero, decir GRACIAS.
    Copio y pego…

    Jesús, morando en tu corazón, se convierte en el “embajador” de Dios en el territorio de tu alma, trayéndote su amor, haciéndote entender, en un permanente diálogo íntimo, lo valioso que eres para tu Creador y que estás en el centro de su infinito amor.

    Respuesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *