A la diócesis de Mondoñedo y a la de Orense les parecen excesivas las medidas tomadas ante la gravedad de la pandemia.

«Aunque nos parecen excesivos los límites de aforo impuestos a los templos en Galicia, los acatamos no sólo por imperativo legal, sino, sobre todo, con el fin de contribuir al bien de la salud de nuestros conciudadanos dada la gravedad de la pandemia». Y la Diócesis de Ourense cree que las normas de la Xunta respecto al covid-19 lesionan el ejercicio individual de la libertad religiosa

«A xente maior ten máis medo agora porque ve casos na súa parroquia» estas son las noticias de un diario regional esta mañana. El personal del servicio de ayuda a domicilio, que dispone del material de protección, percibe el miedo y la soledad crecientes de los usuarios.

Pero  a la diócesis de Mondoñedo las medidas tomadas por la Xunta le siguen pareciendo excesivas… y a la de Orense que las normas de la Xunta respecto al covid-19 lesionan el ejercicio individual de la libertad religiosa.

Al igual que en la actualidad, cuando las autoridades civiles cancelaron los servicios y las ceremonias religiosas se produjeron protestas a nivel local.

Durante el brote de peste de 1631 en la pequeña localidad toscana de Monte Lupo se produjeron altercados entre los guardias encargados de impedir los encuentros entre personas y un grupo de civiles armados de los alrededores con su párroco. Los fieles insistían en congregarse para rezar ante el crucifijo de la iglesia local y amenazaron con disparar con un arcabuz (un arma de tiro típica del Renacimiento) a cualquiera que se interpusiera en su camino. El encargado por las autoridades de lidiar con la delicada situación en Monte Lupo era un fraile dominico de 60 años, el padre Giovanni Dragoni, oficial de salud pública y a su vez miembro del clero.

En Estados Unidos, han sido muchas las iglesias que han desobedecido las restricciones invitando a sus fieles a acudir a sus celebraciones en persona, sin mascarilla y acompañados por los coros de la iglesia. El obispo Munilla afirma : “En las iglesias no te contagias. Ni comulgando en la boca.»

Parece que la curia no se entera de que más de 500 feligreses recibieron la orden de ponerse en cuarentena después de que un sacerdote de una iglesia en Washington (EEUU) fuera confirmado como el primer caso de coronavirus en la ciudad. Se trata de Timothy Cole, sacerdote en la Iglesia Cristiana Episcopal en Georgetown (Washington), quien pudo haber contagiado a cientos de personas que le estrecharon la mano o participaron de la comunión con él.

El 26 de agosto El alcalde de Aroche, José Antonio Muñoz, se ha dirigido a este pueblo de Huelva de algo más de 3.000 habitantes, informándoles de que el párroco de la iglesia de Nuestra Señora de la Asunción, Jesús Rafael Eyamo, ha dado positivo en la prueba de Covid-19 que le fue realizada este domingo. El sacerdote, de 49 años, ha declarado a ABC que se encontraba en buen estado y que el único síntoma que presentaba era algo de fiebre, por lo que guardaba cuarentena en casa.  Sanidad tuvo que rastrear a los feligreses que acudieron a las cuatro misas que ofició la pasada anterior, así como a las personas con las que estuvo en contacto directo durante los últimos quince días.

Otro párroco de Valdemoro se disculpaba entre lágrimas tras dar positivo en coronavirus. En un vídeo en el que no puede contener las lágrimas pide perdón por si ha podido contagiar a alguien. «De mis lágrimas sale un montón de coronavirus», dice el párroco a cámara.

El 1 de junio cerraba  la iglesia de San Francisco de Alcázar de San Juan al dar positivo Covid19 el sacerdote. Los fieles que durante estos días habían asistido a la iglesia, señalaban que se han cumplido todas las medidas de seguridad tanto de higiene de manos a la entrada y antes y después de comulgar, así como la distancia de seguridad.

No se puede engañar a Dios. A Dios no lo ciegan los sacrificios y las ceremonias. Contradecir a las autoridades sanitarias y pensar que no nos va a pasar nada, en medio de una pandemia que está avanzado muy rápidamente es tentar a Dios.

«No lo hemos explicado bien: lo peligroso es compartir el aire en ambientes interiores», insiste El bioquímico, José Luis  Jiménez, que es uno de los expertos mundiales que ha abogado por considerar «aerosol» a las gotas salivales de 100 micras, y no las de 5, ya que esas partículas también siguen en el aire durante un período prolongado y tienen accesibilidad a la fracción respirable del pulmón.

¡Esos jerarcas que opinan y protestan como el obispo Munilla contra los políticos que velan por la salud de la población, no quieren la misa de Jesús, ni se interesan por el evangelio, sino que sólo quieren un tipo de poder social o político!

Algunos  dirigentes religiosos están muy preocupados ante la indiferencia y la frialdad religiosa que se manifiesta incluso entre sus propios feligreses. Las grandes iglesias enseñaron a sus fieles lo ficticio y no la realidad de Cristo, debido a esto muchas personas sienten un vacío enorme, pues aprendieron a cumplir con ritos, con normas rutinarias, y a vivir con lo que satisface la carne. Nunca fueron convertidos a una vida nueva. El que es nacido de carne, carne es (JN 3,6).

 El sistema eclesial se ha convertido en mercado de inversiones y seguridades sacrales, poderes e influjos, al servicio de un Dios al que habíamos identificado con un tipo de administración cristiana. Por eso, es bueno que ese sistema esté fallando, desde una perspectiva de evangelio: parece normal que gran parte de los antiguos creyentes de este final del Segundo Milenio estén dejando la estructura eclesial y no quieran ser cristianos en la forma antigua.

Prediquemos el genuino Evangelio de Cristo y no atiborremos las almas con tantas obligaciones rituales; y siempre acudamos al Señor con fe.

0Shares

Un comentario en “A la diócesis de Mondoñedo y a la de Orense les parecen excesivas las medidas tomadas ante la gravedad de la pandemia.

  • el 8 noviembre, 2020 a las 8:16 pm
    Permalink

    Resulta difícil distinguir entre un obispo y el gerente de una empresa preocupado por la pérdida de clientes.

    Respuesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *